MILÉNICO

Mil años antes, las laderas donde hoy nace Milénico se perdían y ganaban. El río Duero era entonces frontera de dos mundos. Socastillo es una de las empinadas laderas donde Milénico vive hoy su infancia y que rememora la antigua fortaleza de frontera situada en su alto, de la que hoy solo queda el recuerdo de tiempos pasados y unas vistas plenas de quietud.

Las otras laderas, en la margen derecha del Duero, la mayoría a escasos cientos de metros del río tienen como nombres topónimos que hacen referencia bien a las cuestas, como Solapeña, debajo de cuesta aislada, bien a los caminos de toda la vida, como Carraroa, en el camino a Roa.

Son terrenos pobres, en gran medida procedentes de la escorrentía de las empinadas cuestas que bordean el valle del Duero y que lo comunican con las tierras del páramo, a altitudes entre los 750 y los 800 m. Son tierras bien ventiladas y con una importante insolación, lo que permite de forma natural unas condiciones óptimas de salubridad para la planta y de maduración para la uva. En el momento de la vendimia, la uva Tempranillo se presenta madura y muy sana, lo que permite siempre alcanzar un óptimo de maduración.  

Este sitio web utiliza  cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios según sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede saber más sobre nuestra política de cookies aquí

Top